“LA GENTE NO PUEDE DORMIR EN PAZ”, SOSTIENEN VECINOS DEL RÍO SUPÍA QUE SE CRECIÓ EL LUNES

En Supía salió ayer el sol después de la emergencia del lunes, cuando una creciente del río inundó las casas de 41 familias. Por las calles de los barrios San Lorenzo y Popular se veían personas secando muebles, ropa, documentos y electrodomésticos que el agua y el pantano les dejó empapadas y dañadas.
Trataban de recuperar lo que más pudieran, pero aseguran que no es la primera vez que les pasa. Este año ya van tres crecientes con sus consecuentes inundaciones; esta última que arrasó con los jarillones en piedra que había construido la Alcaldía unos 15 días y con partes de terrenos cercanos al río.
Habitantes manifiestan que abrieron grupos de Whatsapp, por donde se avisan si está lloviendo mucho hacia arriba y deben salir porque es seguro que el río se crecerá.
Testimonios
Jhonathan Rosales, 25 años en el barrio Popular
Asegura que la Alcaldía debería priorizar la intervención del río, pues ha invertido en cosas que no afectan tanto como sí el río a las familias. “La Administración entrega un polideportivo de por lo menos $2 mil millones, un teatro de unos $800 millones, un parque popular y anuncia las Fiestas de la Colación, pero para qué todo esto si los vecinos no pueden dormir en paz”.
Él tenía un parqueadero de vehículos para 30 puestos, un galpón con 60 pollos, un estanque con peces, un mirador y otros espacios que con lo del lunes desaparecieron. Explica que el río desbancó la parte de atrás, y que el problema mayor es la cantidad de sedimento que tiene este afluente, por lo que corre con sus aguas por donde quiere.
“Perdí todo lo que había trabajado durante tanto tiempo. El río recauda muchas quebradas. Todas esas aguas se juntan y bajan con más fuerza aumentando el caudal. En reunión con la Alcaldía dijo que se dragará el río a mayor profundidad, pero requerimos es soluciones definitivas”, expresa Rosales.
José Norberto Abello, habitante del barrio Popular
“La mitad de Supía está en riesgo. Este problema lo hemos tenido desde hace unos 25 o 30 años, hemos insistido con los alcaldes para que haga una canalización al río. Ahora hablan de hacer primero obras de mitigación construyendo jarillones a mayor profundidad, mientras pasa este invierno, para luego sacar un proyecto y canalizarlo. Lo que pedimos es que todas las entidades nos colaboren para reducir el riesgo y evitar tragedias”.
Desde la Alcaldía
El secretario de Planeación de Supía, Andrés Gómez, habló ayer sobre estas peticiones de las comunidades afectadas.
– ¿Qué balance hay de la emergencia del lunes?
Fueron 41 familias afectadas por inundación en los barrios San Lorenzo y Villa Carmenza y el sector rural La Playita. En los barrios Popular y Renán Barco hubo afectación porque la creciente se llevó los jarillones que estaban construidos hace poco. La maquinaria debió haber llegado hace 15 días porque este suceso ya se había presentado el 14 de junio, y la Gobernación, con permiso de Corpocaldas, se había comprometido a enviar maquinaria. No se pudo porque el invierno no solo ha sido en Supía, es en todo el departamento y eso dificultó que llegara. A Corpocaldas se le solicitó dejar hacer una intervención a mayor profundidad, porque solo habían autorizado hasta 40 centímetros y con eso no se hacía nada, esto es para evacuar el material que se ha colmatado y así el río tenga un flujo mejor y no se entre a los barrios.
– ¿Por qué no habían solicitado antes esto a Corpocaldas para evitar afectaciones a la población?
Llevamos seis meses haciendo solicitudes a Corpocaldas y a la Gobernación, porque son intervenciones que superan la capacidad económica del Municipio, que es de sexta categoría, y debemos estar autorizados por Corpocaldas para hacer cualquier intervención del río.
– El alcalde había anunciado que el 2022 era el año del río Supía, pero no parece serlo con lo que ha venido ocurriendo, ¿cómo lo van a recuperar?
Durante muchos años le hemos dado la espalda al río, y este tipo de cosas son oportunidades para mejorar. La estrategia es social, económica y ambiental. Hemos conectado a 100 familias al sistema de alcantarillado comunitario en las veredas San Cayetano y Santa Anita, hemos adecuado 23 acueductos que son afluentes del río con obras por unos $2 mil millones y hemos hecho estrategias de ahorro del consumo del agua. Este tipo de emergencias no se pueden aprovechar para decir que no estamos haciendo nada en el río. La estrategia no solo son obras, también busca concientizar a la ciudadanía porque el río hay que cuidarlo, respetarlo, protegerlo guardando la distancia para construir en cercanías.
– ¿Cómo van a mitigar que el río esté tomando rumbo hacia barrios y veredas?
Los barrios están constituidos desde hace muchos años, por otras administraciones, y hay que ser conscientes de que hay que hacer obras que mitiguen el riesgo y otras a largo plazo. La Alcaldía firmó un convenio con la Gobernación y Corpocaldas para traer maquinaria amarilla, que empezó a trabajar hoy -ayer- para construir unos jarillones provisionales, pero más profundos; realizar los estudios y diseños en fase tres que dirán qué se debe hacer, dónde y cuánto cuesta. Se presentará un proyecto a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo para que nos dé su apoyo financiero, pues supera nuestras capacidades.
– Hay terrenos destinados a actividades comerciales, pero las crecientes del río se los ha ido comiendo, ¿la Alcaldía cómo les va a ayudar?
Se van a construir jarillones en cuatro puntos críticos: la zona rural La Playita y en sectores de los barrios San Lorenzo, Popular y Guayabal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: LA SUPER RADIO TV !!
AllEscort